Maria Callizo Monge escribe sobre el Ciclo Menstrual fotografía por Anna Magérusz

Lo que me hubiese gustado saber cuando me vino la regla – ¿Qué es ser mujer?

Hace unos días fue el Día Internacional De La Mujer,  y yo no puedo comenzar este blog sin comentar qué significa para mí ser mujer.

Reconozco que hasta hace muy poco no he sido capaz de denominarme mujer y reconocerlo con orgullo (¿¡ Qué fuerte verdad!?).

Siempre he sabido que “debía serlo” pues era lo que me decían desde que tuve mi primera regla, “oh María, ya eres toda una mujercita”… ¿pero qué implica que desde una edad tan temprana se nos considere mujeres?

Hace unos días leí de mano de El camino rubí (mi gran descubrimiento de este 2017):

La sangre menstrual no nos hace mujeres. Y mucho menos cuando tenemos 9, 10, 11, 12, 13, 14 años. Culturalmente se nos ha explicado (generaciones arriba- abajo) que cuando una niña menstrúa, ya es una mujer. Una mujer no nace. Una mujer se hace. Es un traje que la cultura hila alrededor de nuestro cuerpo desde muchos otros trajes, en especial, desde el traje de madre. Cuando una niña sangra, la niña sigue siendo ella. La niña transita hacia otra manera de ser el cuerpo que es, pero su identidad ha de trascender el mito de la mujertez. Pues seguimos relacionando nuestro ciclo menstrual con la identidad reproductiva. Y esto hace daño. Y esto es inútil. Y esto nos aleja de nuestro cuerpo.

Desde los 12 años, que una mini María, poco desarrollada, asustada e ignorante de lo que se le venía encima, rechazó el término “mujer” (0 “moza”, como dicen en el pueblo de mi madre, terrible)… hasta hace unos 5 meses (sí, hasta hace poquito), he estado evitando denominarme “mujer”… Y cada día entiendo mejor el por qué: he vivido totalmente ajena a mi ciclo, a mi ser, a mi intuición y a mi orgullo… Considerarme mujer, quería decir aceptar este peso que la sociedad había intuido a mi alrededor: una mujer calla, una mujer asiente, una mujer no decide, una mujer es madre, una mujer tiene que ocultar sus ojeras, celulitis, vello… y una incesable cadena de deberes, que desde pequeña…decidí que no iban conmigo, aunque no diré que no, muchas veces he caído en las garras del qué dirán, del qué pensarán, del qué debo ser… (y a veces, es difícil escapar de ellas)

Una mujer no se nace, se hace

¿Qué quiero decir con esto? Un día, después de mucho luchar en mi contra, de mucho buscar y a raíz de una enfermedad de la que os hablaré pronto, decidí empezar a investigar, poco a poco las herramientas y personas que me servirían de guía e inspiración empezaron a aparecer y empecé a entender lo maravilloso que era el ser dueñas de tanta sabiduría y magia universal… Pasé de tener miedo y desapego a la palabra “mujer” a sentir orgullo y amor hacia lo que soy, una mujer.

Una mujer con todo lo que esto implica: mi intuición, mi creatividad, mi sensualidad, mi sexualidad, mi energía y mi capacidad para elegir cómo, cuándo y qué, y sobre todo, entenderme no como una “fábrica de bebes” sino como una creadora de lo que yo decida y si eso es arte, pues que sea una obra maestra.

Y a pesar de todo este recorrido, mi niña interior, aquella mini María a la que con 12 años le llamaron mujer, sigue teniendo miedo, así que he decidido escribirle una carta justo ahora que hace 12 años de este momento y ahora que siento y entiendo qué quiere decir ser mujer.

Hola bonita,

¿Sabes quién soy? Soy tu yo de dentro de 12 años, qué fuerte ¿verdad?, ya te doblo la edad y a veces…sigo sin tener ni idea de a dónde me dirijo… Pero ahora estoy aquí, escribiéndote a ti, pequeña.

Porque sigues siendo pequeña, por mucho que te digan que ya eres una moza, una mujer.

Te han dicho que te pongas una compresa e incluso un tampón, pero no sabes ni por dónde… Ojalá pudiera decirte que te mires ese cuerpecito más, que te conocieras, que te sintieras, sin miedo, sin pudor, sin temor.

El cuerpo está para vivirlo y amarlo, no para esconderlo y temerlo.

A parte de eso, no sabes nada más, solo que hay sangre, mucha sangre y que es lo que toca…

Pero tranquila, aquí estoy para contarte qué es la regla (que suena mejor que menstruación, al menos a tu edad)… Cada mes, en tus pequeños ovarios se va a gestar un óvulo que de no ser fecundado, será expulsado de tu organismo, acompañado del tejido que reviste el útero (el endometrio), que al desprenderse provoca la ruptura de los vasos sanguíneos que le sujetan y por ello, sangras.

No es nada misterioso, es así y yo lo he entendido hace muy poco. Así que tranquila, no hay prisa.

Que hayas comenzado a menstruar, no significa que solo puedas quedarte embarazada, no tengas miedo…¡hay mucho más (y mejor)!

A lo largo de cada mes vas a pasar por 4 fases (y dependiendo de la fase lunar en la que ocurran, serán totalmente diferentes, pero eso ya te lo contaré otro día)

¡Cada mes hay algo nuevo por explorar! Así que atenta, toma notas cada día, pero de momento, te dejo un resumen de lo que va a pasar:

Fase Menstrual

  • Primeros días de tu ciclo, hasta aproximadamente el día 6 (puede durar más o menos)
  • El momento en el que se sangra abundantemente (un manchado en forma de gotitas marrones forma parte de la fase premenstrual)
  • En estos días lo mejor es descansar más, comer cositas calentitas y dejarte de azúcar, cafeína (ya te llegará el momento en el que te encante el café) y grasas saturadas
  • Te sentirás más sensible e intuitiva, presta atención a tus sueños y si necesitas estar sola o quedarte en casa, ¡que nadie te cambie de opinión! Descansa y disfruta.
  • Aprovecha para cerrar el mes, dejar el pasado atrás y prepararte para empezar de nuevo en la siguiente fase.

Fase proliferativa / folicular

  • Entre el día 7 y el 13 del ciclo
  • Casi no hay flujo o si lo hay es escaso y transparente (atención siempre a esto, nadie te lo enseñará nunca, pero es imprescindible que lo observes y entiendas pues te contará cuando hay algún tipo de desorden en tu organismo)
  • Vas a tener mucha energía, ganas de comerte el mundo, ¡así que a por todas! Aprovecha para hacer todas esas cosas que se quedaron sin hacer en la fase menstrual, socializa, ¡sal de casa!
  • Esto ya te lo aprenderás más adelante…pero en esta fase los orgasmos son más intensos y fáciles de alcanzar, te sentirás más sensual y optimista, disfruta.

Ovulación

  • Del día 14 al 20 del ciclo
  • Habrá un flujo pegajoso, abundante, elástico y de una tonalidad más opaca y blanquecina
  • Es el momento en el que puede producirse el embarazo (y específicamente cuando el óvulo esté en las Trompas de Falopio)
  • Te sentirás protectora, productiva, podrás alimentar tus proyectos, aunque también estarás cansada, sensible y emocional.

Fase secretora / lucteal

  • Entre los días 21 y 28 del ciclo
  • Flujo leve o incluso nada de flujo
  • Te sentirás hinchada, tu piel estará más sensible y posiblemente aparezcan granitos
  • Estarás más desconcentrada del mundo “real”, por lo que serás menos productiva en los estudios y el trabajo, en cambio, la conexión que tendrás con tu mundo interno será más solida así que es tendrás más creatividad, intuición y sexualidad.
  • Aprovecha para reposar el cerebro y el cuerpo, hidrátate, deja la cafeína, el azúcar, los lácteos y los alimentos refinados…para evitar el síndrome premenstrual (PMS) o ese dolor incesante que te vendrá desde la parte baja de la espalda hasta los ovarios…

Dicho todo esto, creo que ahora tienes una base sólida con la que empezar y no te preocupes, no hay prisa y cada mes es una nueva oportunidad para entenderte.

Eres una niña preciosa, no crezcas demasiado deprisa.

Te quiero.

Y tú…

¿Qué le dirías a aquella niña que fuiste?  Te espero en los comentarios.

⚠ Pd. Cada mujer es un mundo y por ello los días nombrados en las fases son orientativos ⚠

6 comentarios en “Lo que me hubiese gustado saber cuando me vino la regla – ¿Qué es ser mujer?

  1. claaruu dijo:

    A esa pequeña miniyo le diría: “Clara, no tengas miedo ni vergüenza de tu cuerpo, eres preciosa tal y como eres, no necesitas esconderte de nada. Tienes que quererte mas, tal y como eres, apreciando aquellas pequeñas cosas que te hacen única, la autoestima no es fácil en una edad tan difícil, pero no estas sola, y nunca lo vas a estar. Así que levanta la cabeza y echa palante. La regla no es el tabú del mundo, ni un drama… Muchas adolescentes están como tu, con las hormonas disparadas sin saber como controlarlas, así que no te desanimes, y comete todo el chocolate que quieras, dentro de unos años vas a ver lo estupenda que estas!”
    Gracias Maria por un blog así, espero que puedas guiar a muchas adolescentes que nunca les han contado que les pasa en su cuerpo, para que no tengan nunca dudas ni problemas, y sobretodo, que sean mujercitas fuertes que se quieran mogollón. 🙂

    Le gusta a 1 persona

  2. Erika dijo:

    Es maravilloso poder entender lo que nunca nos han explicado. Poder escucharnos y sentirnos como si nuestro cuerpo, fuera lo que es: un gran tesoro que tenemos que amar….
    Gracias María por tus consejos y esa gran manera que tienes de enseñarnos a través de tu sensibilidad…

    Le gusta a 1 persona

    • María Callizo Monge dijo:

      ¡Gracias por tu comentario Erika! Coincido contigo, nuestro cuerpo es un gran tesoro que amar y que hará de guía a través de nuestros problemas y enfermedades.

      Gracias a ti ❤

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s