Fotografía hecha por Marina Palacios

Menstruación, regla, periodo – ¿Por qué tanto tabú? Da la bienvenida a Tu Luna

Hoy quiero hablar de algo que me está pasando actualmente, como ya escribí en mi anterior artículo Lo que me hubiese gustado saber cuando me vino la regla – ¿Qué es ser mujer? en la sociedad moderna en la que vivimos no se nos explica que tenemos que honrar a nuestro ciclo, a nuestra capacidad de crear y destruir, a nuestro poder como mujeres.

Se nos enseña a poner unas compresas y un tampón y a pasar del tema, siguiendo con una vida frenética y contribuyendo a unos dolores cada vez más agudos.

La menstruación y el sangrado es un momento sa(n)grado para la mujer, es el momento en el que somos más intuitivas y sensibles, es el momento en el que podemos deshacernos de lo que no fue y volver a empezar de nuevo.

La sangre constituye un elemento físico de desprendimiento del pasado y de las cosas que no queremos más en nuestras vidas (ya sean personas, emociones o situaciones) y que nos prepara para renacer.

Seamos fénix, unidas.

Y si desde pequeñas nos enseñan a seguir con nuestras vidas a no quejarnos…y hemos acabado odiando este momento aún sabiendo (aunque sea dentro muy dentro de nuestro ser) que en este tiempo necesitamos descanso, mimos y calorcito…

¿Cómo honrar este momento?

1. Habla de ella sin miedo

Para ello voy a comenzar con un statement propio voy a llamar a mi menstruación/regla/periodo Mi Luna.

Así hoy 28 de marzo de 2017, yo María, me prometo a mi misma respetar a Mi Luna, a honrarla y disfrutarla. A no echarle la culpa de nada, porque soy dueña y creadora de cada una de mis experiencias y en general, de mi vida. Si siento algún dolor buscaré un motivo en vez de culparme/culparla y siempre intentaré ser más paciente y respetuosa al mes siguiente. 

Como mujeres tenemos esa capacidad de renacer y deshacer cada mes con nuestra propia Luna.

2. Meditación para darle la bienvenida o evitar dolores

Una meditación/visualización que me ha ayudado mucho tanto en los días previos a Mi Luna como en los primeros días si ha habido algún tipo de dolor es tumbarme en un lugar cómodo ya sea la cama, el sofa… cerrar los ojos y respirando poniendo la atención en mi espacio del útero (hacer una respiración consciente en la zona del útero, al igual que puedes poner consciencia y llenar tu tripa de aire, imagina ese aire llenando la zona del útero)…

Imaginarme a mí misma en la orilla de un lago a la luz de la luna (puede ser luna llena o luna nueva si así lo crees mejor, yo personalmente me siento más resguardada en la luna llena) en el medio del lago hay un árbol cuyo tronco fuerte y robusto se bifurca en ramas de las cuales salen moras (o cualquier fruto rojo que te venga en mente) que caen y derraman su jugo en el lago. A partir de aquí continúa respirando profundamente en tu útero y imagínate bañándote en este lago o cogiendo agua entre tus manos y derramándola por tu cuerpo sintiendo la fuerza y la purificación de este agua sobre ti.

Simbólicamente estás honorando la pureza de tu sangre y de este momento tan esencial. El árbol simboliza tu útero desprendiéndose de lo que ya no le sirve, el lago tu sangre menstrual y la luna tu naturaleza cíclica.

(Meditación sacada del libro de Miranda Gray – Luna Roja: los dones del ciclo menstrual)

Utiliza esta meditación para recibir a tu luna con los brazos abiertos tanto previamente a que llegue como si hay algún momento de dolor en los primeros días.

3. Mímate

Disfruta de largos baños con aceites esenciales como el de lavanda o rosa, utiliza velas de color rojo, olores que te atraigan, come chocolate (puro) o añádelo a tus platos.

Aprovecha para darte masajes (masajea la zona de tu útero como forma de agradecimiento y si tienes algún dolor utiliza aceites esenciales como el de lavanda o menta si son calambres o dolores agudos o aceite esencial de gengibre o raíz de angélica para dolores fuertes y más fríos)

Vístete y decora tu hogar con colores rojos. Tómate un vaso de vino, baila, canta, descansa.

4. Nútrete

Aprovecha para comer comidas calientes (sopas y estofados, utiliza miso y algas para aportar todos los nutrientes posibles) y frutas y hortalizas de colores rojos (frambuesa, fresa, mora, bayas de goji), utiliza especias picantes y come vegetales de hoja verde.

Toma también infusiones y zumos en los que el color rojo predomine (té de hibisco, zumo de remolacha, de frutos rojos …)

5. Rituales

Esta parte te dará reparo e incluso asco, si siempre has visto tu sangre como algo feo, como algo indigno … COSA QUE NO ES ASÍ

Nunca juzgues a tu cuerpo, es maravilloso tal y como es.

En algunas tribus y tradiciones ancestrales a las mujeres se les daba espacio y refugio en este momento del ciclo, a parte, al descansar y unirse en estas “hermandades” su intuición se disparaba y servían como guías a toda la tribu o pueblo.

También otros rituales pueden ser devolver la sangre a la naturaleza (tomar la sangre de tu copa menstrual y mezclarla con agua o tirarla directamente desde la copa en tu jardín o plantas, en el mar, en el bosque…o si utilizas tampones de algodón dejarlos reposar en agua hasta que pierdan la sangre y utilizar ese agua para fertilizar o abonar tus plantas), esta sangre contiene muchos nutrientes que ayudarán a tus plantas a crecer sanas y fuertes, y simbólicamente representa tu agradecimiento a la naturaleza cíclica que nos conforma.

También puedes crear arte con tu sangre o utilizarla para pintar sobre tu cuerpo, tu sangre es sagrada y esta es una forma de quitarle esa idea de impura, de suciedad.

Personalmente aún no he utilizado ninguno de estos rituales, aún no termino de conciliar bien trabajo y ciclo y me resulta difícil guardar mi sangre para los rituales entre semana, pero en cuanto lo pruebe os contaré. Prometido.

Eso sí, lo que intento hacer siempre es: mirar mi sangre con respeto y amor, no preocuparme ni asquearme por ella si mancho mis bragas, sábanas o incluso se cae alguna gota al suelo, la intento mirar con unos nuevos ojos y limpiarla con cariño. Y también intento pasear o pasar algo de tiempo bajo la luz de la luna y aunque suelo menstruar en la luna nueva intento imaginar a la luna cuidando de mi en todo momento, incluso si no la veo.

¿Por qué tanto tabú al respecto?

Antiguamente se veneraba a las mujeres, sobre todo en este momento de su ciclo, se les respetaba y honraba con su poder de crear, destruir y en resumen de transformar, así como esta conexión tan innegable con la naturaleza. Las mujeres tenían poder, disfrutaban de él y cuidaban con su naturaleza y sabiduría a todo el pueblo.

Con la llegada de las religiones como el cristianismo, a la mujer se le cargó del peso de pecadora (Eva fue la primera persona en traer el pecado a la tierra) así como en Levítico 15:19-30 se nos habla de la impureza y la suciedad que acarrea la mujer por menstruar:

 Y cuando la mujer tuviere flujo de sangre, y su flujo fuere en su carne, siete días estará apartada; y cualquiera que tocare en ella, será inmundo hasta la tarde…

En las sociedades modernas y patriarcales a la mujer se le ha apartado de su naturaleza cíclica y se le ha tachado de impura e indigna por el mero hecho de ser mujer, puede que por miedo a tal poder que conlleva el ser creadora y transformadora de vida en creatividad, en intuición en ser… El controlar el poder de la mujer y el tacharla de débil si manifestaba su dolor acerca de este momento del ciclo es lo que ha hecho que muchas de nosotras no nos dediquemos un tiempo de relax, de tranquilidad, de respeto y amor propio.

Intentamos ser máquinas y no “parar de fabricar” aún sintiendo en nuestro cuerpo que eso no es lo que necesitamos.

Y sí, el omitir esta naturaleza y poder que tenemos…es lo que acaba provocando nuestro síndrome premenstrual, nuestros dolores menstruales… Nos llenamos de cafeína y azúcar procesado para continuar produciendo, para no parar, para seguir con el ritmo frenético que nos desgastará durante todo el mes.

Un día de descanso total en nuestra Luna es igual a un mes sin dolor.

Pruébalo y me cuentas.

En resumen

En nuestras lunas hemos de ser conscientes, honrarnos y respetarnos sobre todo en los 2 primeros días que son los más significativos a nivel intuitivo y a parte, en los que más sangre derramamos, así que en resumen en nuestra Luna o menstruación encontraremos:

  • Día 1: Reflexión (El momento en el que echar un vistazo a nuestro mes pasado, comprender de qué nos queremos desprender, qué queremos dejar atrás)
  • Día 2: Proyección (Es el momento de pensar cuáles son tus planes para este mes que viene)
  • Día 3: Purificación (Cada vez hay menos sangrado, es el momento de aclarar y limpiar el pasado, aprovecha para dar largos baños, meditaciones para acabar con esos momentos pasados…)
  • Día 4: Celebración (A celebrar lo que está por llegar, lo maravillosa que eres y lo poderoso que es tu cuerpo)

Y tú…¿cómo te honras en estos días del mes? 

Ya sabes cuídateme, mucho.

2 comentarios en “Menstruación, regla, periodo – ¿Por qué tanto tabú? Da la bienvenida a Tu Luna

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s